Hablemos del Fideicomiso

¿Qué es un fideicomiso y cómo puede servirte?

El mercado ofrece un sinfín de productos para proteger tu patrimonio. Pero, no todos son iguales ni se adaptan del mismo modo a las diferentes necesidades que puedas tener.

Los fideicomisos han funcionado por mucho tiempo y han representado una excelente alternativa de protección en diferentes etapas de la vida.

Un fideicomiso es la mejor herramienta de inversión, ya que te ayudará a construir un mejor futuro, en donde puedas estar libre de presiones financieras.

Un fideicomiso es un contrato mediante el cual otorgas a un fiduciario la titularidad de una cantidad de dinero que será destinado a un fin determinado.

El fiduciario, que puede ser una persona física o jurídica, administra los bienes, pero no es propietario de esos recursos. Únicamente tiene la responsabilidad de gestionar e invertir el dinero que se le otorgó mediante el contrato.

El contrato establece que los bienes o derechos derivados de la inversión deben ser entregados al beneficiario en un tiempo determinado. Por lo que es importante saber que los recursos no se disponen de forma inmediata.

El fideicomiso termina en el momento en que se cumple el fin estipulado en el contrato o cuando vence el plazo establecido.

 

¿De dónde proviene el Fideicomiso?

 

La palabra fideicomiso proviene del término latín Fideicommissum, el cual nace de la unión de las palabras Fide que significa confianza o fe y Commissum que quiere decir comisión. El término Fideicommissum se podría traducir entonces como un cometido de confianza.

UN FIDEICOMISO ES: Una operación mercantil mediante la cual una persona -física o moral- llamada fideicomitente, destina ciertos bienes a la realización de un fin lícito determinado, encomendando ésta a una Institución de Crédito (Art. 381 de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito).

OBJETO DE UN FIDEICOMISO: Toda clase de bienes y derechos de propiedad del fideicomitente, salvo aquellos que, conforme a la Ley, sean estrictamente personales de su titular Art. 386 de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito).

FIN DEL FIDEICOMISO: Aquél que se destina al objeto, que debe ser lícito y determinado.

 

¿Qué partes intervienen en un fideicomiso?

 

En el fideicomiso intervienen tres partes:

FIDEICOMITENTE: Persona física o moral que constituye un fideicomiso para destinar ciertos bienes o derechos a la realización de un fin lícito y determinado y encarga dicha realización a una Institución de Crédito.

 

FIDUCIARIO: Es la persona encargada por el fideicomitente de realizar el fin del fideicomiso. El fiduciario se convierte en el titular del patrimonio constituido por los bienes o derechos destinados a la realización de tal finalidad.

 

Sólo pueden ser fiduciarias las instituciones expresamente autorizadas para ello conforme a la Ley General de Instituciones de Crédito.

 

FIDEICOMISARIO: Persona física o moral que recibe el beneficio derivado de un fideicomiso.

 

 

¿Para qué sirve?

El fideicomiso, a través del contrato, sirve de marco jurídico para la asignación de un beneficio económico a un fin o persona determinada.

Las personas suelen recurrir al fideicomiso como forma de ahorro y resguardo de su patrimonio.

Aquí los principales tipos de fideicomisos que podrás encontrar en el mercado:

 

  • Administración: El fiduciario administra y custodia los bienes y derechos que le fueron entregados por el fiduciante, para que finalmente transferirlos a favor de un tercero.
  • Inversión: En este tipo de fideicomiso el fiduciario utilizará los recursos en diversas operaciones económicas, con el objetivo de adquirir o generar un beneficio monetario.
  • Garantía: El fideicomitente confía los bienes o derechos al fiduciario para garantizar con esos recursos, el cumplimiento de una obligación ya sea propia o de un tercero. Este tipo de fideicomiso la obligación usualmente se deriva de un contrato de crédito.

 

Ventajas de adquirir un fideicomiso

La principal ventaja que ofrece un fideicomiso es la protección del ahorro a largo plazo para un fin específico. Por tanto, se trata sin duda, de una de las mejores formas de pensar en el futuro.

Con un fideicomiso tu patrimonio estará seguro y tus beneficiarios tendrán un soporte financiero en el futuro.

A través del fideicomiso los bienes o recursos económicos, quedan atados a la obligatoriedad de su cumplimiento. Esto quiere decir que, el destino del dinero o el derecho pactado en el contrato debe cumplirse a cabalidad y en el plazo establecido.

El fideicomiso es una alternativa rentable y segura para proteger tu inversión material. También te ayuda a garantizar un futuro fructífero para los beneficiarios que dispongas en el contrato.

En ese sentido, será grato y tranquilizador saber que estás haciendo todo lo que está en tus manos para respaldar la estabilidad financiera de tus seres queridos.

Por otra parte, los fideicomisos tienen beneficios a nivel tributario, ya que están exentos de algunos tributos exigidos por el fisco.

 

¿Cuáles son los beneficios del fideicomiso?

  • Los bienes administrados no pueden ser embargados, ni corren riesgo comercial.
  • El fideicomitente puede designar varios fideicomisarios que reciban el fideicomiso de forma simultánea o sucesivamente, según casos particulares dispuestos por la ley.
  • Es una herramienta para acceso a créditos y funciona como aislador de riesgo al crear un patrimonio autónomo.
  • Brinda la posibilidad al fideicomisario de realizar una ejecución de la garantía; el proceso es más rápido y los valores de recuperación son mayores.

 

 

¿Es difícil comprar una propiedad en México?

La adquisición de inmuebles dentro de territorio mexicano no es exclusivo para los nacionales, así que si eres extranjero y quieres ser uno de los afortunados en vivir en México, debes saber que tener otra nacionalidad no es ningún impedimento para lograrlo; sin embargo, necesitarás ciertos permisos y requisitos para lograrlo.

 

– Permisos necesarios

Necesitas un permiso previo para adquirir inmuebles en el país, el cual es otorgado por el Gobierno mexicano. Lo puedes solicitar personalmente en la Secretaría de Relaciones Exteriores, o a través de un representante legal habilitado por un poder notarial.

– Acreditaciones extras

Si las solicitudes se harán por medio de un representante legal, necesitas otorgarle un poder especial que muestre el convenio, o algún papel legal de poder que cubra con los requisitos.

En caso de ser extranjero, debe acreditar su existencia legal por medio de la presentación de documentación del país de origen.

– Ubicación de la propiedad

Existen ciertas restricciones respecto a la ubicación, pues hay algunas zonas en las que no puedes comprar, llamadas “zonas restringidas”. Es una franja de 100 km a lo largo de las fronteras entre Estados Unidos y México, y 50 km en las playas a lo largo del Mar Cortés.

 

¿Por qué es importante el fideicomiso si quieres adquirir una propiedad como extranjero?

 

En caso de que quieras obtener una propiedad en esta “zona restringida”, es importante que sepas sobre sobre ellos porque hay dos maneras de poder adquirir un terreno en esa área:

 

  • En una sociedad mexicana para todos los bienes cuyo fin no sea residencial.
  • Por medio de un fideicomiso bancario mexicano con fines residenciales.

 

El fideicomiso bancario funciona para que tú, como extranjero, contrates los servicios de un banco mexicano como el administrador legal para tu propio beneficio, es decir, serás fideicomitente y fideicomisario. El banco se convierte en el dueño legal del inmueble por el tiempo establecido en el fideicomiso, todo para el uso exclusivo del beneficiario, quien tendrá el uso y derechos exclusivo de la propiedad.

 

Para cualquier tipo de adquisición de bienes raíces en México, los extranjeros deben:

 

  • Solicitar autorización de forma previa ante la Secretaría de Relaciones Exteriores.
  • Renunciar a sus derechos a invocar la protección del gobierno extranjero en caso de algún problema con el inmueble.

 

Respecto a los impuestos, si compras fuera de la zona restringida, solamente se debe hacer un convenio con el gobierno mexicano para que se le considere como una adquisición nacional, de esta forma pagarás únicamente los impuestos respectivos.

Si te interesa adquirir una propiedad en México, te sugerimos siempre consultar con un abogado o con expertos en el mercado para estar informado sobre las operaciones de adquisición de bienes raíces.

 

Conclusiones

Un fideicomiso es la mejor forma de blindar tu patrimonio y brindar a tus seres queridos, un futuro libre de preocupaciones económicas.

En este artículo no solo conociste qué es un fideicomiso, seguramente encontraste buenas razones para pensar en contratar uno.

En I & O Group, no solo podemos brindarte toda la información que necesitas sobre estos productos de inversión. También podemos armar un plan personalizado según tus necesidades y acorde a tu presupuesto.

Consulta con nuestro equipo de profesionales vía WhatsApp y deja que el porvenir sea más claro y seguro para ti y los tuyos.

¡Subscríbete ya!

Subscríbete a nuestro Newsletter y sigue recibiendo las mejores oportunidades de inversión que tenemos para ti.