fbpx

¿Sabías que los árboles duermen?

Estudios recientes realizados por investigadores del Centre for Ecological Research in Tihany, en Hungría, descubrieron que al igual que tú, los árboles tienen ciclos en los que duermen.

 

Los expertos se dieron cuenta que durante la noche, las ramas de los árboles que analizaron en Finlandia y Austria, colgaban un poco más hacia el suelo provocando que los árboles encogieran una media de diez centímetros al caer la noche.

Y ya te imaginarás lo que ocurría al amanecer… sí, ¡los árboles recuperaban su tamaño habitual en solo unas pocas horas al salir el sol!.

 

Al parecer, este fenómeno ocurre a causa de que, al hacerse de noche, cesa la función clorofílica de la planta lo que provocaría que el árbol entre en un estado de “reposo; así que “es como si los árboles se fueran a dormir tras un día agotador”. Al igual que nosotros cuando nos vamos a dormir para recargar energía al caer la noche, según explicó András Zlinszky, uno de los autores de la investigación, los árboles requieren tiempo para recuperarse.

 

Estos estudios ya se habían hecho en el pasado, pero sólo con pequeñas plantas en macetas. Por ejemplo, el botánico sueco Carlos Linneo observó en el siglo XVIII, que algunas flores seguían abriéndose y cerrándose aún en un sótano oscuro; Darwin registró el movimiento nocturno de las hojas y tallos de las plantas y lo llamó “sueño”. Sin embargo, hasta hace poco nadie sabía si los árboles también “duermen”, ahora se ha comprobado que sí.

Este cambio es tan lento y pequeño que no es perceptible a simple vista. Pero los resultados de los estudios demuestran que todo el árbol se inclina durante la noche. Ejemplares con una altura de 5 metros mostraron un cambio de posición de las hojas y las ramas sólo de hasta 10 centímetros y alcanzaron la posición más baja un par de horas antes del amanecer.

 

Se desconoce aún si los árboles son “despertados” por el sol o por su propio ritmo interno. Lo que sí queda claro es que estos grandes seres están tan vivos y son tan similares a nosotros, que se mueven, respiran y duermen.

 

Respeta los árboles, cuídalos, protégelos… nos dan mucho más estando aquí que quitándolos para poner cemento… ya es hora de encontrar y practicar la convivencia con la naturaleza. ¡No te duermas, es hora de hacer conciencia!

 

Duerme junto a estos majestuosos árboles y descansa con el susurro de sus hojas. Da click en el este enlace para enterarte dónde.

es_ESES
en_USEN es_ESES